Cristo en vosotros, la esperanza de gloria

el crecimiento

En Hechos 2.42-47 se describen estas cinco facetas de crecimiento en la primera iglesia de Jerusalén. Los primeros cristianos tenían comunión, se edificaban los unos a los otros, adoraban, ministraban y evangelizaban. Como resultado, el v.47 dice: “Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”.

Presta atención. En primer lugar, Dios añadía el crecimiento (su parte) cuando la iglesia hacía su parte (cumplir con su propósito). En segundo lugar, el crecimiento era diario, lo cual significa que, por lo menos, esta iglesia saludable ¡tenía 365 conversiones al año!

El crecimiento de la iglesia es el resultado natural de la salud de la iglesia. La salud de la iglesia puede tener lugar solo cuando nuestro mensaje es bíblico y nuestra misión es equilibrada.

El equilibrio en una iglesia no llega naturalmente; más bien, continuamente debemos estar corrigiendo el desequilibrio. Es parte de la naturaleza humana destacar exageradamente el aspecto de la iglesia que más nos apasiona. Cuando intencionalmente establecemos una estrategia y una estructura que nos obligue a prestar igual atención a cada propósito, entonces somos una iglesia movida por un propósito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: