Cristo en vosotros, la esperanza de gloria

Lecciones del Seminario: “Iglesia, Familia de Dios”

Los estándares morales de la Iglesia evangélica actual deben ser los mismos que los de la Iglesia apostólica. Después de todo, no ha cambiado nada, y el hombre, a pesar de todo su progreso, sigue siendo un hombre nada más.

La Iglesia evangélica debería tener un grado de moral tan elevado que los pecadores lo tomaran como referencia. En lugar de eso, hemos recortado nuestra moral, aguándola y diluyéndola. Vemos a personas que nos enseñan que no debemos considerarnos más santos que otros, sino que deberíamos decir: “Somos iguales que ustedes, con la diferencia de que tenemos un Salvador”.

Si me acerco a un pecador y le digo: “Soy exactamente como usted, con la diferencia de que yo tengo un Salvador”, pero hago las mismas cosas que hace él o ella – cuento los mismos chistes que él y desperdicio mi tiempo igual que él – y le digo “Tengo un Salvador, y usted debería tenerlo”, ¿no tendrá derecho a preguntarme qué tipo de Salvador tengo? ¿De qué le sirve a un hombre decir “Tengo un Salvador” si vive en la iniquidad?

Si una iglesia no tiene un grado de moral cuya altura pueda compararse con el de la Iglesia del Nuevo Testamento, entonces ha quebrantado la ley de la sucesión espiritual, y aunque es posible que descienda de los apóstoles en el sentido doctrinal y lineal, moralmente ha interrumpido su sucesión, violándola.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: