Cristo en vosotros, la esperanza de gloria

Mayordomia Cristiana

1Corintios 6:20Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

Romanos 14:7-8 7 Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.

Mayordomo era el que manejaba o el que administraba la casa y los asuntos del otro, pero siempre tenía que rendir cuenta de su mayordomía al dueño;

Examinamos ahora cinco cualificaciones de un buen mayordomo.

  1. Un Buen Mayordomo es Fiel

    Tiene la confianza del dueño. Podríamos decir que la fidelidad es el comportamiento correcto del mayordomo en relación con su amo.

    La fidelidad depende de una obediencia diaria a lo que Dios nos ha dicho que hagamos. Hace exactamente lo que su patrón le dice.

    No administra su mayordomía basándose en sus gustos o caprichos, sino en el amor, la fidelidad y la obediencia a su Señor.

    1Corintios 4:2 Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.

  2. Un Mayordomo Fiel es Digno de Confianza

    La integridad es la conducta correcta del mayordomo en relación con otras personas.

    La virtud más importante en la vida es la integridad.

    Como buenos mayordomos, nuestra reputación, nuestro carácter, la confianza que nos merecen los demás y nuestra integridad, deben estar por encima de todo reproche.

    Si las personas pueden observar las buenas cosas que hacemos como mayordomos de Dios, probablemente alabarán al dueño.

    Mateo 5:16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

  3. Un Buen Mayordomo es Sabio

    No te engañes, Dios sabe cuánto mal gastas tus posesiones, y cuando las usas para Su gloria. Pide sabiduría a Dios.

    Santiago 1:5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

  4. Un Buen Mayordomo es Fructífero

    La medida de un buen mayordomo es el fruto que lleva (Mateo 25:14-29).

    Un mayordomo fiel aprovechara sus oportunidades e invertirá lo que Dios le ha dado, de tal manera que produzca los mejores resultados.

  5. Un Mayordomo es Piadoso

    Un buen mayordomo también se preocupa en vivir una vida piadosa.

    La santidad es el más elevado y glorioso atributo de Dios. La piedad personal comienza con nuestro nacimiento dentro de la familia de Dios.

    Él libera Su poder en nuestra vida a medida que nosotros: Dedicamos diariamente un tiempo o estar en la presencia de Dios por medio del estudio Bíblico y de la oración.

    Le obedecemos en todas las cosas y evitamos todo aquello que deshonra al Señor.

    Mantenemos las cuentas claras con Dios.

    Para ser un buen administrador tenemos que ordenar nuestra propia vida.

    Todo nuestro estilo de vida debe reflejar el hecho de que somos responsables al Señor por el manejo de todos los recursos que Él haya puesto en nuestras manos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: